miércoles, 18 de marzo de 2009

Historia de la Psicologia Cognitiva

Es la primera lectura que se trabajara en el curso de Procesos Cognitivos Básicos. A través de este blog, ustedes tienen el tiempo para ir colocando sus opiniones, sus dudas, nos sirva como foro.

RESUMEN
Se define Psicología y se describen los niveles de organización de la conducta. Luego de
definir enfoque se reseña el enfoque conductual y se presenta ampliamente el cognitivo, se
pone especial énfasis en la descripción de los componentes de una taxonomía de los eventos
mentales y las principales orientaciones dentro de la psicología cognitiva. Finalmente se dan
las características de toda aproximación cognitiva en psicología.
Palabras clave: Definición de psicología, Psicología cognitiva, Niveles de organización de
la conducta, Enfoques en psicología, Tópicos en psicología cognitiva, Características de la
psicología cognitiva.
ABSTRACT
Psychology is defined and levels of behavior organization are proposed. After defining and
featuring the psychological approach, behavioral approach is outlined and a broad presentation
of cognitive psychology is offered with special emphasis on taxonomy of mental events and
its main current orientations. Finally, general features of cognitive psychology are presented.
Keywords: Definition of Psychology, Cognitive Psychology, Levels of Behavior
Organization, Approachs on Psychology, Subjects on Cognitive Psychology, Features of
Cognitive Psychology.
REVISTA IIPSI
FACULTAD DE PSICOLOGÍA
UNMSM
ISSN: 1560 - 909X
VOL. 8 - N.º 1 - 2005
PP. 145 - 163
EL DOBLE ESTATUS DE LA PSICOLOGÍA COGNITIVA:
COMO ENFOQUE Y COMO ÁREA DE INVESTIGACIÓN*
ANÍBAL MEZA**
* El texto del presente artículo fue preparado a partir de la conferencia dictada con dicho título en el marco de los
Conversatorios organizados por la Dirección de la Escuela Académico Profesional de Psicología durante el primer
semestre del año académico 2004,
** Director de la Unidad de Post Grado - Facultad de Psicología - UNMSM.
146
REVISTA DE INVESTIGACIÓN EN PSICOLOGÍA - VOL. 8, N.º 1
INTRODUCCIÓN
El título de este artículo recoge una frase de Antonio Gomes-Penna, que aparece en un libro
introductorio a la psicología cognitiva, publicado hace ya 20 años (1984), aunque vale
aclarar que él no usa el concepto enfoque, sino el de movimiento doctrinario. Señala el
autor que, como enfoque, la psicología cognitiva resulta de la superación de dos grandes
posiciones teóricas dominantes en las décadas del 30 al 50 del siglo XX: la primera,
derivada del conductismo de Watson (y Skinner), posición teórica en la que se concede gran
importancia al pasado como condición para explicar la conducta actual (recuérdese la
noción de historia previa de reforzamiento), y la segunda, del conductismo-propositivo de
Tolman, en la que se concede enorme importancia a las metas objetivadas por el sujeto
como condición para la explicación de la conducta.
Como han señalado diversos autores (Carretero, 1999: Estany, 1999; Gardner, 1987; Mayer,
1991; Ruiz, 1994) además del mismo Gommes-Penna, esa superación se propició por el
desencadenamiento de una serie de cambios en el ámbito científico fuera y dentro de la
psicología, como se señalará más adelante.
DEFINICIONES BÁSICAS
Un primer aspecto que queremos plantear aquí, es el que atañe a la definición de la
psicología. Demás está decir que éste es un aspecto, que por lo general, genera grandes
dificultades, puesto que no existe una definición de la psicología que sea compartida de
forma unánime por los psicólogos. Intentemos una aproximación a la definición de psicología,
primero a través de los diccionarios y luego, a través de algunos textos.
En el diccionario de psicología Orbis (Orbis, 1986), una publicación para consumo masivo,
se dice que la psicología (es la ciencia que) trata de alcanzar un conocimiento objetivo de
la vida mental (subrayado nuestro) –pero, curiosamente, no se definen ni mente, ni vida
mental-; ahí se dice además que «dado que los acontecimientos psíquicos no se encadenan
al azar, la psicología trata de descubrir sus leyes y sus efectos sobre los comportamientos
humanos observables» (p. 125, los subrayados son nuestros); de esta definición se
concluye que el objetivo de la psicología sería la mente, una estructura indefinida en la que
se supone ocurren los acontecimientos psíquicos. Esta definición es insatisfactoria.
En el Diccionario de ciencias de la conducta (Wolman, 1987), hallamos la siguiente interesante
definición: «la psicología es la ciencia de la conducta humana y del comportamiento
animal» (p. 270), esta es la definición que de alguna manera nosostros asumimos y
desarrollamos aquí. En esta definición hay que destacar la distinción que se hace entre
conducta humana y comportamiento animal. Y si bien se define conducta no se hace lo
mismo con comportamiento; conducta es definida como «la totalidad de las acciones e
interacciones intraorganísmicas de un organismo con su ambiente físico y social» (p. 121) y
en la entrada correspondiente a conducta se dice que la psicología se ocupa de tres clases
de fenómenos: a) conducta observable (tics nerviosos, tartamudez, etc.), b) fenómenos
susceptibles de ser observados introspectivamente (el dolor de muelas, las preocupaciones,
el temor, etc.) y c) procesos inconscientes o procesos mentales que no son accesibles ni
siquiera a la persona que los experimenta (v.g. eventos al tratar de recordar algo o de
resolver problemas).
147
ANÍBAL MEZA B.
Finalmente, nos referiremos a la definición de psicología que se ofrece en el Diccionario
de Psicología de Merani (1979), un diccionario de amplio y aún frecuente uso en nuestro
medio. Ahí se dice que «psicología es la ciencia conjetural que se ocupa del estudio del
hombre bajo el aspecto de las actividades mentales, afectivas y la conducta, tanto desde el
punto de vista general, individual, social y genético, como de sus determinantes externos e
internos y los procesos que distinguen la acción y la interacción de éstos (determinantes)»
(p. 124). En esta definición hay varios aspectos a resaltar, así 1) el decir que es una ciencia
conjetural se está destacando su carácter de ciencia hipotético-deductiva, 2) restringe la
psicología al estudio del hombre, 3) considera las actividades de orden interno (mentales y
afectivas) y de orden externo (conducta o actuación).
De otro lado, en los textos psicología es «la ciencia de la conducta» (Davidoff, 1981, p. 2),
«el estudio científico del comportamiento y de los procesos mentales» (Papalia y Wendkos,
1990, p. 4), el estudio científico de la mente y el comportamiento humano (Hebb, 1975) o el
estudio de la conducta y de la mente (si la hubiera) de los animales con un sistema nervioso
que al menos les permita percibir y aprender (Bunge y Ardila, 1988).
Sin embargo, a nuestro entender, estas definiciones no son suficientes para entender qué es
la psicología. A partir de las definiciones aquí presentadas y de la sistematización de ideas
dispersas acerca de la psicología en la literatura psicológica con la que nos hemos ido
encontrando a lo largo de estos años, podríamos proponer una definición que fuera lo suficientemente
comprensiva como para anclar en ella las ideas, los conceptos, en fin las
diversas informaciones que iremos ofreciendo sobre la psicología cognitiva a lo largo de
esta presentación. Esta definición debe mucho a las ideas que se encuentran en un libro de
Juan Mayor, publicado en homenaje a José Luis Pinillos (Mayor, 1985), de alguna manera
José Luis Pinillos es para la psicología española lo que Raúl González es para la psicología
en nuestro país.
En la definición que proponemos, que parcialmente recoge las ideas de Wolman, Psicología
es el estudio del comportamiento de los organismos y de la conducta humana. El
término organismo en su sentido general se aplica a todo ser vivo, pero un sentido más
restringido es el propuesto por Díaz (1994) quien señala que organismo se define como todo
ser vivo con un sistema nervioso y conducta, siguiendo a Mayor (1985) es un término
equiparable a actividad, la cual es definida por los propósitos del sujeto. Debe considerarse
que la actividad responde a ciertos planos de organización: afectivo-emocional o conativo,
cognitivo, ejecutivo (comportamental), sociocultural y biológico (ver Cuadro 1).
A continuación nos referiremos a estos planos de organización de la conducta:
Lo afectivo-emocional (o conativo) está constituido por los procesos psicológicos que energizan
al individuo, es decir, aquellos procesos que permiten al individuo iniciar y mantener la
secuencia conductual (o actividad) y sus componentes son los motivos, los intereses, las
actitudes, los sentimientos, los afectos, las emociones, los gustos, las preferencias, etc.
Además, como hemos dicho en otro lugar estos componentes afectivo-emocionales «colorean
» las conductas.
148
REVISTA DE INVESTIGACIÓN EN PSICOLOGÍA - VOL. 8, N.º 1
Cuadro 1
Planos de organización de la conducta o actividad
NIVEL DE
ORGANIZACION
FUNCIO N EN LA
ACTIVIDAD
COM PO NENTES
Afectivo-em ocional
(conativo)
Energiza al individuo
M otivos, em ociones, sentimientos,
actitudes
Cognitivo Dirige y controla la actividad
Atención, percepción, memoria,
pensam iento, lenguaje
Ejecutivo Aspecto expresivo Respuestas motoras diversas
Sociocultural Contexto interpersonal
Creencias, costum bres, percepción
social
Biológico Soporte físico de la actividad Sistem a nervioso, estructuras som áticas
Lo cognitivo, constituido por el conocimiento que el sujeto tiene sobre la actividad, es
decir, qué hacer y cómo hacerlo (dos tipos de conocimiento conocidos como declarativo y
procedimental, sin los cuales sería imposible realizar cualquier actividad); este plano de
organización de la conducta está constituido por los procesos psicológicos que ejercen
funciones de dirección y de control de la actividad y algunos de sus componentes son la
atención, la percepción, la memoria, el pensamiento, el lenguaje, la imaginación, etc.
Lo ejecutivo, constituye el aspecto expresivo de una actividad, corresponde a la actuación
o la realización abierta de la actividad, sus componentes son todas las respuestas observables
tales como conductas reflejas y motoras diversas (hábitos, habilidades y destrezas
varias).
Lo sociocultural constituido por el contexto interpersonal en el cual se realiza una actividad
(ambiente social en extenso) dado que la mayor parte de conductas humanas, si no
todas, se dan en un contexto social.
Lo biológico, constituido por lo que viene a ser el soporte físico de la conducta, el sistema
nervioso, especialmente el cerebro y estructuras corporales diversas ya que sin éstos no
existiría lo cognitivo y lo afectivo y subsecuentemente lo ejecutivo y social.
En la definición propuesta, lo mental está comprendido en los planos afectivo y cognitivo de
la conducta y el comportamiento en el plano ejecutivo. Comportamiento se refiere, en la
propuesta, únicamente al aspecto expresivo o ejecutivo de la conducta.
Esta definición pretende ser holística, al considerar todos los procesos en la actividad y
legitima las diversas aproximaciones a la conducta o enfoques psicológicos.
Los planos de organización propuestos han dado lugar al establecimiento de diferentes
niveles de análisis de lo psicológico. Así, Best (2002) plantea tres planos de análisis: el
mental, el cognoscitivo y el neuronal (ver figura 1).
149
ANÍBAL MEZA B.
Figura 1. Tomada de Best (2002), p. 10.
Para una explicación de lo que implican estos planos de análisis, hagamos el siguiente
ejercicio. Mire la fotografía que se le muestra a continuación:
Plano de análisis mental
Plano cognitivo de análisis
Plano neuronal de análisis
Figura 2
¿A quién corresponde esta fotografía?, ¿ha visto antes, o ha visto otras fotografías del
mismo personaje?, si ha visto otras fotografías, por favor evóquelas, ¿conoce algunos datos
de la biografía del personaje representado en la fotografía?, ¿cuáles son sus emociones y
sentimientos al verla? ¿cómo hizo para obtener las respuestas a las preguntas anteriores?
Pueda ser que ante el «ojo de su mente», como dice Best, hayan aparecido otras imágenes
famosas de Marilyn Monroe, imágenes que usted vio en revistas, almanaques, posters,
películas. Esas imágenes que usted puede evocar son como «fotografías mentales» y tienen
algunas propiedades que las equiparan a fotografías reales. En el caso de la fotografía
150
REVISTA DE INVESTIGACIÓN EN PSICOLOGÍA - VOL. 8, N.º 1
mostrada, si la vio antes de hoy, ¿recuerda cuando la vio por vez primera y dónde?,
¿conoce alguna persona de su entorno familiar o de el entorno de la farándula que se le
parece o que hace esfuerzos por parecérsele?, en todos los casos que usted esté tratando de
responder a las preguntas está realizando algunas operaciones mentales, todo esto es lo que
se corresponde con el plano de análisis mental. Al parecer en este plano uno realiza a
voluntad diversas operaciones sobre el contenido de la mente.
Sigamos con el ejercicio, ahora que no tiene a la vista la fotografía de Marilyn Monroe,
trate de evocarla, si lo ha hecho es como si tuviera una fotografía mental, pero usted sabe
que no tiene una fotografía en la cabeza, lo que tiene es una imagen mental, una representación
de esa fotografía, una representación icónica.
¿Cómo explicar la existencia de esa imagen mental?, su origen, qué duda cabe, está en una
serie de actividades cerebrales, pues una persona descerebrada no tendría mente, de aquí
que algunas veces se define la mente como un estado funcional del cerebro (Llinás, 2003).
La imagen, como cualquier otra representación mental o como cualquier operación con o
sobre las representaciones no es sino el resultado de complejos patrones de actividad neuronal,
el cerebro genera hechos neuronales, las representaciones no son sino hechos neuronales
pero vistos por los psicólogos desde la perspectiva mental y no neuronal; el plano de
análisis neuronal corresponde a los neurocientíficos los cuales pueden tener acceso a una
serie de eventos nerviosos mediante una serie de técnicas no invasivas desarrollas en los
últimos años como la tomografía computarizada o la tomografía por emisión de positrones
(TEP), ese análisis permitiría conocer qué grupos neuronales participan en la «construcción
» de una imagen, qué neurotransmisores, en qué cuantía y en qué combinaciones participan
en la elaboración de una imagen o alguna representación mental.
El plano de análisis cognitivo es aquel que se corresponde con los análisis que realiza el
psicólogo cognitivo a través de categorías conceptuales como memoria visual, memoria
sensorial, memoria de corto o de largo plazo, memoria episódica, procedimental o
autobiográfica; uso de procedimientos de búsqueda en la memoria y recuperación en forma
serial o en paralelo, etc. El plano cognoscitivo de análisis termina siendo la especificación
abstracta de hechos que tienen lugar a nivel neuronal y este plano existe tanto como los
planos neuronal y mental.
En la representación gráfica vemos que los planos neuronal y cognitivo ocupan el mismo
recuadro, porque no son planos que resulten accesibles al sujeto «ingenuo» que sí tiene
acceso al nivel de análisis mental que termina siendo el plano de la experiencia consciente.
Esto además porque no todos los hechos cognitivos resultan ser mentales (piense en todas
las operaciones cognitivas que supone el proceso de comprensión de mensajes lingüísticos,
no tenemos la más remota idea de cómo ocurren los procesos de búsqueda de significados
en el diccionario mental, por ejemplo), lo que lleva a pensar que actividad cognitiva sin
conciencia.
En un estudio de Bonebakker (citado por Best, 2002) se estableció que hay memoria al que
no le corresponde un plano mental. Se trató de un estudio sobre memoria con sujetos que
fueron sometidos a una intervención quirúrgica con anestesia general, a estos sujetos en
estado «no cosnciente» se les leyó palabras de baja frecuencia de uso, las cuales ulteriormente
recordaban haber escuchado Esta es una prueba del funcionamiento de los planos
neuronal y cognitivo.
151
ANÍBAL MEZA B.
Otros autores han utilizado otras categorías para referirse a estos niveles de análisis, es el
caso de Marr (1985, páginas 33-35) niveles de análisis que son examinados y representados
por Ruiz (1994), como aparece en el cuadro 3.
Cuadro 3
Niveles de análisis para la explicación psicológica
NIVEL DENOM INACIÓN
Nivel 1 Intencional o experiencia (mental)
Nivel 2
Representacional
a) Conceptual – b) Subconceptual
Nivel 3 Implem entacional o fisiológico (neural)
Tomado de Ruiz, 1994, p. 53
A partir del esquema propuesto por Best, de momento podríamos hacerle algunas modificaciones
para incorporar los otros niveles de organización de la conducta que hemos consignado
en el cuadro 2.
P lano de análisis m en tal
P lano cognitivo de análisis
P lano neuronal de análisis
Indiv idual
Soc ial
P lano de an álisis com p ortam en tal
152
REVISTA DE INVESTIGACIÓN EN PSICOLOGÍA - VOL. 8, N.º 1
ENFOQUES EN LA PSICOLOGÍA
Debe entenderse por enfoque la manera de conceptuar y tratar procesos empíricos y conceptuales
que se suscitan en el campo de una disciplina (Bunge, 1982); enfoque refiere
también a la perspectiva de análisis de lo psicológico en función de los planos de organización
de la actividad (Meza, 2002). Es en este último sentido que se reconocen los enfoques
psicodinámico, cognitivo, conductual, psicosocial y psicobiológico, según que se considere
prevalente el análisis de lo conativo, de lo cognitivo, de lo conductual, de lo social o de lo
biológico.
En lo que concierne al enfoque conductual, podríamos decir que treinta y tanto años después
de la institucionalización de la psicología como una ciencia independiente (fundación del
primer laboratorio de psicología experimental por Wundt en 1879), el panorama en esta
ciencia comienza a cambiar a partir de los aportes de Ivan Pavlov, quien al descubrir el
fenómeno del condicionamiento de reflejos y de proceder a su estudio utilizando procedimientos
experimentales, establece las bases para la construcción de una ciencia objetivista.
Poco después vendría el manifiesto conductista de Watson, que definitivamente contribuyó
a la emergencia del enfoque conductista en la psicología. De forma resumida, los conductistas
establecen que el objetivo de estudio de la psicología es el análisis de la conducta, la cual
es definida como cambios observables en el organismo en la forma de pautas de movimiento.
Establecen que la conducta está en una relación funcional con el ambiente, el cual
constituye la pauta estimular. Es el enfoque conocido por el esquema E – R (estímulorespuesta)
en el cual R = f ( E ). En el esquema, estímulo es todo cambio ambiental que
antecede a la respuesta (conducta) y por tanto ejerce algún control sobre ésta y respuesta es
todo cambio observable en el organismo; además se establece que las respuestas llevan a
consecuencias, las cuales son también estímulos que tienen la propiedad de jugar un rol en
el cambio de probabilidad de las conductas. Este paradigma es conocido por el nombre de
«modelo de la caja negra», en la medida que establece que para describir la conducta y
explicarla no hace falta hacer ninguna referencia a eventos de naturaleza interna tales
como memoria, pensamiento, atención, etc., de suerte que estos procesos resultan excluidos
del interés de los psicólogos conductistas y como quiera que el enfoque se hace prevalente
en la psicología desde los años treinta con los trabajos de Skinner, Schoenfeld, Keller,
entre otros, los temas tratados por la psicología anterior a ellos quedan desestimados como
tarea de los psicólogos, de ahí que alguien ha señalado lo lícito que sería denominar a éste
no sólo como el modelo de la «Caja Negra», sino como el modelo del Cubo Vacío.
Habrá que esperar hasta los años cincuenta para que aparezca una fisura importante en el
conductismo y ésta aparece a partir de los planteamientos de Tolman acerca del conductismo
propositivo o intencionista, que admite la existencia de variables intercurrentes o variables
intervinientes, de naturaleza interna. La emergencia del conductismo propositivo o
intencionionista de Tolman y el hallazgo tardío que hicieron los psicólogos americanos de
las publicaciones de Piaget y de Vigotsky en la psicología europea, al interior de la psicología
y desde fuera, la aparición y desarrollo vigorosos de la ciencia de la computación
(cuyos conceptos de feedback y de programa fueron asimilados por los psicólogos) y de la
lingüística generativo transformacional (cuyas nociones de creatividad en el desempeño
lingüístico según reglas de una gramática aprendida intuitivamente) hacen destacable la
insuficiencia del modelo conductista y posibilitan la aparición y el desarrollo de la psicología
cognitiva.
153
ANÍBAL MEZA B.
PRESENTACIÓN GENERAL DE LA PSICOLOGÍA COGNITIVA
La psicología cognitiva como enfoque
Debemos señalar que no existe la Psicología Cognitiva en tanto cuerpo integrado y homogéneo
de conocimientos, lo que más bien existe es un conjunto de aproximaciones a lo
cognitivo, cada una con ciertos matices peculiares pero compartiendo todas en menor o
mayor medida ciertas características fundamentales (por ejemplo, el ser centralistas o
interesados en procesos internos del sujeto, buscar la validez ecológica de sus propuestas).
Esta situación ha llevado a Riviere (1987) a considerar que el concepto de psicología
cognitiva tiene un carácter difuso (p. 21).
En un sentido muy general, la psicología cognitiva tiene que hacer fundamentalmente con
la cognición, y la cognición puede ser entendida en dos sentidos. En un sentido restringido,
cognición se puede entender como conocimiento o saber y en un sentido amplio, siguiendo
a Neisser (1976), cognición puede considerarse a todas las transformaciones que sufre la
información desde su ingreso por los receptores, hasta su salida como respuesta. En expresiones
de Neisser, «el término ‘cognición’ se refiere a todos los procesos mediante los
cuales el ingreso sensorial es transformado, reducido, elaborado, almacenado, recobrado o
utilizado» (p. 14).
En cuanto enfoque, la psicología cognitiva es definida (Green, en Gomes-Penna, 1984)
como una corriente que juzga imposible entender las relaciones entrada (todos los ingresos
que ocurren vía los receptores sensoriales en todas sus modalidades)/salida (todas las respuestas
motoras) en la conducta humana, sin considerar las estrategias y las reglas que un
sujeto está usando cuando enfrenta una situación; es decir, la psicología cognitiva es definida
como una corriente que se caracteriza por considerar factores internos en el fenómeno
conducta (en el sentido lato ya ofrecido antes).
La psicología cognitiva ha sido definida como el análisis científico de las estructuras y los
procesos mentales con el propósito de comprender la conducta humana (Mayer, 1985). En
esta definición, hay que destacar lo siguiente: análisis científico, en la medida que la
psicología cognitiva se erige sobre el aporte del método general de las ciencias, enfatizando
en el afronte experimental; esto supone que los hallazgos de la psicología cognitiva pueden
replicarse, por ejemplo. Lo que se acaba de decir es cierto y tiene validez a pesar que no
puede haber una observación directa de los sucesos mentales (que por su naturaleza son
privados), por esta razón, los psicólogos cognitivos sólo pueden inferir a partir de la ejecución
o el desempeño de los sujetos; comprender la conducta humana: en el sentido que no se
puede tratar de comprender la conducta a secas; en la perspectiva cognitiva de lo que se
trata es de comprender la conducta humana y más aún la conducta humana en contextos
reales (esto último resulta más una desiderata que una realidad, pero hay que destacar los
afanes por dotar a la psicología de cierta validez ecológica).
Hoy en día son diversas las publicaciones en las que se utiliza el concepto mente para
referirse al estudio del funcionamiento cognitivo (Boden, 1994; Cole, Engestro y Vásquez,
2002; Donalson, 1996; García-Albea, 1993; Hirschfeld y Gelman, 2002; Legrenzi, 2000;
Pinker, 2000), en estas publicaciones y otras más se considera que el objetivo fundamental
de la psicología cognitiva es comprender el funcionamiento de la mente humana. Por supuesto
que ese objetivo ha estado presente en la preocupación de filósofos y pensadores de
154
REVISTA DE INVESTIGACIÓN EN PSICOLOGÍA - VOL. 8, N.º 1
todos lo tiempos desde los griegos Sócrates y Platón, pasando por pensadores de la Edad
Media, del Renacimiento y de la Ilustración, de la Edades Moderna y Contemporánea,
como bien ha hecho notar Howard Gardner (1987), sin embargo lo que caracteriza a la
psicología cognitiva (surgida a mediados de los novecientos), es su aproximación experimental
ya no solo a los contenidos de la conciencia sino a los procesos cognitivos y a la
forma como éstos actúan sobre las representaciones mentales, aproximación que fue posibilitada
por el desarrollo de sistemas conceptuales nuevos y herramientas de tremendo
poder como las computadoras, por ejemplo.
Es entre las décadas del 60 y 70 que se asiste a un desarrollo espectacular de un variado
conjunto de desarrollos teóricos en lo que se designa como psicología cognitiva, una psicología
que trata de explicar el comportamiento (aspecto ejecutivo de la conducta) en términos
de elementos causales internos y que algunos rotulan como «paradigma cognitivo»
(Ruiz, 1994).
A propósito del uso de la expresión «paradigma cognitivo» surge una serie de discusiones.
Algunos han querido explicar los acontecimientos al interior de la psicología utilizando un
enfoque Kuhniano, es decir han querido ver que el paradigma cognitivo ha sustituido al
paradigma conductual. Sin embargo, eso no es verdad, aún tales paradigmas coexisten,
aunque en una atmósfera de cierta tensión.
Características de la psicología cognitiva
Vamos a ofrecer a continuación un conjunto de características que son más o menos compartidas
por las distintas orientaciones cognitivas o subparadigmas cognitivos como los
llama Riviere (1987).
1) No tiene un cuerpo doctrinario y de conocimientos homogéneo e integrado, existe
antes bien, como ya hemos visto, un conjunto de orientaciones teóricas diversas
(psicogenéticas, socioculturalistas, computacionales, etc.).
2) Su construcción supone una redefinición del concepto conducta, en las psicologías
cognitivas conducta no se usa para referirse a cambios observables en el organismo
sino para referirse al interjuego de los planos afectivo-emocional, cognitivo, ejecutivo,
social y biológico, «integrados» por el propósito al realizar una actividad.
3) Su historia es breve y reciente, sobre todo en el caso del subparadigma del procesamiento
de la información, empieza a configurarse con nitidez hacia finales de los 50 y
comienza a constituirse en prevalente hacia los 60. En su génesis, como ya se ha
señalado, participan cuatro fuentes de influencia: la cibernética, la teoría de la comunicación,
la lingüística generativo-transformacional y la epistemología genética (Gomes-
Penna, 1984).
4) Rescata y reconsidera temas de la psicología clásica, la psicología cognitiva promueve
el retorno de los procesos mentales (que habían sido erradicados de la psicología
(particularmente anglosajona) a raíz de la prevalencia del enfoque conductista) al
centro de interés de la psicología experimental. Se asiste a un resurgimiento de temáticas
presentes en las psicologías filosóficas, pero ahora pertrechados de un instrumental
conceptual y tecnológico que permite el trabajo empírico sobre temas tales
como memoria, atención, pensamiento, imaginación, etc.
155
ANÍBAL MEZA B.
5) En su génesis participan científicos no-psicólogos, las explicaciones que la psicología
cognitiva hace de la conducta son debidas a estudiosos que inicialmente no provienen
de la psicología (piénsese en Piaget, Chomsky, Pribram, Newell, Simon, etc.).
6) Los planteamientos cognitivos implican una crítica al presupuesto conductista según el
cual ciertos temas no pueden ser tratados científicamente. En palabras de Neisser
(1976), «la razón fundamental para el estudio de los procesos cognitivos se ha hecho
tan evidente como la razón para estudiar cualquier otra cosa: simplememente porque
están ahí» (pp.15-16).
7) Es centralista, en el sentido que su interés manifiesto es por todo acontecimiento que
ocurre al interior del organismo, en la mente.
8) Es holística y molar, la psicología cognitiva está preocupada por toda la actividad
humana puesto que muchos fenómenos cognitivos resultan incomprensibles de no considerarse
los aspectos afectivos (motivos, intereses, propósitos), cognitivos (conocimientos,
creencias, imaginaciones, recuerdos, etc.), ejecutivos (actuación en general),
sociales (que consideran aspectos contextuales de la actividad) y biológicos (aspecto
de soporte físico para la actividad). Sólo que en el caso de la psicología cognitiva
los aspectos afectivos, ejecutivos y sociales se asumen como variables independientes
(ver Neisser, 1976).
9) Es intencionista y propositiva, puesto que se asume que ninguna conducta es gratuita o
ciega, sino que toda conducta responde a ciertos propósitos o intenciones, de aquí que
se estime, además, que toda conducta tiene un carácter planificado como lo han destacado
Miller, Galanter y Pribram (citados por Mayor, 1985). Es más, toda conducta,
entendida molarmente, queda definida por sus propósitos o intenciones.
10) Asumen el presupuesto mentalista, que lleva a considerar que la actividad humana no
puede ser entendida ni explicada científicamente sin apelar a constructos mentales
(representaciones, esquemas, guiones, estados o modelos mentales). Estos constructor
mentales resultan antecedentes causales del comportamiento.
11) Asumen el presupuesto funcionalista: expresada en la idea de que la mente es un estado
funcional del cerebro
12) Asumen el presupuesto computacional: en un sentido estricto «una forma válida de
describir los fenómenos mentales con fines explicativos consiste en concebirlos como
procesos de cómputo ( Adarraga, citado por Ruiz, 1994, p. 36) y en un sentido lato, la
mente es un sistema de propósito general que procesa símbolos con la intención de
interactuar con el mundo externo
13) Presupuesto restrictivo: que afirma que la capacidad de información de la mente está
sometida a restricciones estructurales resultando ser un sistema de capacidad limitada:
esta característica ha sido probada a nivel atencional por Broadbent (modelo de
Filtro Rígido de la atención), a nivel mnémico por Miller (la memoria de corto plazo
está limitada un rango de cinco a nueve trozos de información), racionales (Wason,
que la mente sigue una lógica psicológica y no lógica, se ve afectada por efectos
atmósfera, contenido, etc.).
156
REVISTA DE INVESTIGACIÓN EN PSICOLOGÍA - VOL. 8, N.º 1
Psicología cognitiva como área de investigación
De otro lado, la psicología cognitiva en cuanto área de investigación es concebida como
todos aquellos esfuerzos orientados a la investigación de las estructuras y procesos implicados
en la adquisición, recuperación y uso del conocimiento y en general en las estructuras
y procesos ligados a la recepción, extracción, almacenamiento, búsqueda y recuperación de
información. Al referirnos a todo ello con el término «vicisitudes de la información»,
usamos el concepto «información» en un sentido laxo, entendiéndola como cualquier estímulo
que empieza a ser procesado por el individuo. Para hacer una presentación de este
tema nos serviremos de una taxonomía de los eventos cognitivos.
Cuadro 2
Taxonomía de los eventos cognitivos
Categoría Función Com ponentes
Atención
Percepción
Procesos cognitivos
básicos
Recepcionar, registrar y alm acenar
inform ación
M emoria
Procesos cognitivos Lenguaje
superiores
Perm itir la com unicación y la búsqueda
de solución a problem as Pensam iento
Inteligencia
Funciones cognitivas
Perm itir la adaptación mediante
recursos algorítmicos o heurísticos Creatividad
Procesos cognitivos Aprendizaje cognitivo
com plejos
Perm itir cam bios en los desem peños
cognitivos D esarrollo cognitivo
¿Cómo caracterizar cada uno de las categorías anotadas en el cuadro anterior? De manera
muy breve diremos que los procesos cognitivos básicos, son aquellos que permiten la recepción,
el registro y el almacenamiento de la información, estos están presentes tanto en los
animales como en los humanos; los procesos cognitivos superiores son aquellos que permiten
un manejo a nivel simbólico de la información y son característica de los seres humanos;
si se considerara el conjunto de procesos cognitivos básicos y superiores como un
sistema, la inteligencia y la creatividad podrían ser entendidas como las funciones de dicho
sistema, funciones que permitirían la adaptación a las demandas del ambiente, de allí que
la inteligencia y la creatividad pueden considerarse funciones cognitivas; los procesos
cognitivos tanto básicos como superiores son pasibles de cambio, pudiendo resultar éstos de
variables de orden endógeno o exógeno, hablándose entonces de procesos cognitivos complejos
(aprendizaje y desarrollo cognitivos).
A continuación desarrollaremos brevemente cada uno de los componentes de la taxonomía,
anotando los contenidos que les corresponden en los manuales de psicología cognitiva o en
los libros específicos sobre los temas. Procuraremos señalar algunos temas de interés en
cada uno de los componentes de la taxonomía.
Estamos literalmente rodeados por una gran cantidad de cambios ambientales (estímulos)
de distinta naturaleza que están (metafóricamente hablando) «pugnando» por ser atendidos
y procesados, a esa gran cantidad de estímulos se le ha denominado caudal de información.
Esos estímulos (luces, sonidos, olores, etc.) inciden en los denominados registros sensoria157
ANÍBAL MEZA B.
les (ojos, oídos, olfato, etc.) y son almacenados en una estructura denominada memoria
sensorial, una suerte de retén en el cual queda la huella del estímulo por fracciones de
segundo, de modo que se da tiempo para que otros procesos cognitivos intervengan en el
tratamiento de la información, dejar que se pierda o pasarla a la estructura de memoria de
corto plazo (en la cual los datos se mantienen por segundos de suerte que pueda decidirse su
pasaje a otra estructura de memoria permanente), aunque por lo general una gran cantidad
de elementos potencialmente informativos se pierden desde la memoria sensorial. Los
elementos informativos que pasan a esta memoria de corto plazo son aquellos que han sido
atendidos (Best, 2002).
La atención está involucrada en la selección de la información, pero también lo está en la
realización de tareas y depende a su vez de un proceso de control llamado Control ejecutivo;
los datos atendidos pasan a una memoria transitoria denominada memoria de corto plazo
en la que la información permanece por algunos segundos (30 a 60); desde aquí los datos
pasan a una memoria permanente conocida como memoria de largo plazo. Esta memoria es
de una importancia capital en el sistema cognitivo porque ella es la base del conocimiento
y es central para el funcionamiento del sistema cognitivo (percepción, pensamiento, lenguaje,
comprensión, etc.).
La percepción se concibe como un proceso de extracción e interpretación de la información,
que opera mediante la aplicación de patrones que permiten el reconocimiento. Esos
patrones están almacenados en memoria de largo plazo. Se considera que a veces la percepción
procesa los datos siguiendo una secuencia «de abajo arriba», entonces se habla de
procesamiento guiado por los datos y en ocasiones sigue una secuencia de «arriba abajo» y
en este caso se habla de un procesamiento guiado conceptualmente.
El pensamiento se considera un proceso cognitivo superior que se manifiesta en cuatro
circunstancias muy específicas: cuando formamos conceptos (sea seleccionando los rasgos
o atributos definitorios del concepto o ya sea seleccionando los atributos más característicos
o prototípicos de los ejemplares pertenecientes a un concepto), cuando se resuelve
problemas, cuando se utiliza el razonamiento (en cualquiera de sus formas: deductivo,
inductivo o probabilística) y cuando se toma decisiones (en las que hay que valorar alternativas
diversas de acción y juzgar pérdidas y ganancias en caso de hacer alguna opción).
El lenguaje debe ser entendido como una capacidad biológica que hace posible el manejo de
símbolos con propósitos de comunicación. Los aspectos psicológicos del lenguaje competen
a la adquisición, producción y comprensión de discursos.
Orígenes, desarrollo y tendencias actuales de la psicología cognitiva
La psicología científica, como ya es comúnmente admitido, tiene su origen en el trabajo de
Wundt, fundador de uno de los primeros laboratorios de psicología y de una escuela conocida
como estructuralista, interesada en el estudio de los componentes y la estructura de la
vida mental. Wundt y sus discípulos, p.e. Titchner, emplearon un método débil como la
introspección y fue precisamente el uso de este método lo que hizo muy vulnerable al
estructuralismo, generándose rápidamente un movimiento de rechazo, representado por el
conductismo; con esta nueva orientación se gana en objetividad pero se asiste a un empobrecimiento
de la temática psicológica como resultado de una definición restrictiva de
158
REVISTA DE INVESTIGACIÓN EN PSICOLOGÍA - VOL. 8, N.º 1
conducta, al reducir ésta a un mero cambio observable en el organismo, reduciéndose a
partir de aquí el interés de la psicología sólo por la ejecución, excluyéndose drásticamente
del interés de la psicología el estudio de los procesos mentales.
El otro movimiento de rechazo al estructuralismo tiene un origen europeo, se trata de la
psicología de la gestalt. Las notas distintivas de este movimiento son: 1) que siguió considerando
legítimo el interés de la psicología por los procesos y estructuras mentales y 2) por
el enfoque molar al considerar el fenómeno psicológico, por oposición a un enfoque molecular
y analítico en el conductismo. Y si bien los métodos de la gestalt eran científicos y como
tal más rigurosos y potentes que los del estructuralismo, aún no se asistía al desarrollo del
instrumental (físico y conceptual) que posibilitaría un mayor desarrollo investigativo de la
gestalt acerca de los temas cognitivos. Fue esa brecha en lo instrumental la que en alguna
medida supuso el fracaso de la Gestalt con el consiguiente abandono de sus planteamientos
por parte de los psicólogos; con todo, muchos historiadores de la psicología no vacilan en
considerar a la gestalt como un movimiento precursor de la moderna psicología cognitiva.
En tanto que la psicología gestáltica decrementa su presencia en el contexto de la psicología
académica, se va gestando de forma casi imperceptible la psicología cognitiva y lo hace
a partir de cuatro fuentes de influencia: la evolución de las ciencias de la computación, el
desarrollo de la teoría de la información, el desarrollo de la gramática generativo
transformacional y de la epistemología genética (Ato, 1981 y Mayer, 1985).
• La evolución de la tecnología computacional: Lachman y Butterfield (citados por Ato,
1981) han señalado aspectos de las ciencias de la computación que han ejercido impacto
en la psicología: un conjunto de ideas sobre los procesos simbólicos, una nueva metodología
y un medio de expresar teorías al proponer la simulación por medio de computadoras;
promover un regreso, con nuevos recursos, a la investigación de la imaginación, la
atención, la memoria, el pensamiento etc; aportar ciertos conceptos como almacenamiento,
recuperación, bucles, rutinas, control ejecutivo, por ejemplo.
• El desarrollo del enfoque de procesamiento de información: a partir de los trabajos de
Shanon y Wiener sobre los problemas de la comunicación a finales de la década del 40
se construyó un armazón teórico y metodológico que permitiera la comprensión del ser
humano; así, a partir de entonces han quedado vigentes los conceptos de codificación de
información (como conjunto de reglas por las que los mensajes o señales se convierten
de una representación a otra); canal de comunicación y procesamiento serial y en paralelo
(vinculados con la eficiencia en la transmisión de información ); ruido y redundancia
(que influyeron fuertemente en la formulación de la teoría de la detección de señales).
A partir de todo ello se ha venido a definir al ser humano como un activo canal de
comunicación de capacidad limitada.
• La influencia de la lingüística: desde los trabajos de Miller y Selfriedge acerca de las
«aproximaciones al inglés», los psicólogos comenzaron a interesarse por el comportamiento
lingüístico, pero fue a partir de los trabajos de Chomsky que ese interés se
incrementa fuertemente al punto que llegó a constituirse una disciplina «de frontera»
(González, en prensa): la psicolinguística. A pesar de haber cedido hoy ese auge quedan
vigentes una serie de conceptos tales como los de estructuras superficial y profunda,
competencia y actuación.
159
ANÍBAL MEZA B.
• La epistemología genética: la especial preocupación de Piaget por la dimensión cognitiva
y consciente del comportamiento, por su interés en el estudio de un sujeto epistémico
complejo, determinó, con el tiempo, la reactualización del interés por su obra desde
perspectivas neoconductistas, mediacionales y de procesamiento de la información.
Las tres primeras fuentes de influencia tomaron cuerpo en la publicación de un libro
fundacional y programático de la psicología cognitiva (por lo menos en la perspectiva del
procesamiento de la información) como el libro de Neisser (1976) y la recuperación de
Piaget por la psicología americana tiene el valor de un cambio histórico y tal vez sustancial
en el abandono del paradigma conductista (Carpintero, 1985).
Principales orientaciones en psicología cognitiva
La psicología es una ciencia en ciernes o aún en construcción. Su juventud y la aparente
anarquía por la proliferación de teorías psicológicas han dado pretexto para que algunos
pongan en tela de juicio o devalúen el estatus científico y aún profesional de la psicología.
Así, hay que advertir las pretensiones de reducir lo psicológico a lo fisiológico en el plano
científico. Un ejemplo de ello lo tenemos en un pasaje de Fernández-Guardiola (1979)
«En general, es posible que llegue el día en que ya no hablemos más del problema mentecuerpo.
No existe tal problema, ni relación. Consideramos a la conciencia como un exhibidor
(display) que, en una región particular y extensa del cerebro, decodifica e integra la información
que proviene de diversas áreas de asociación, para producir una experiencia consciente
específica. La conciencia sería en el cerebro tan lógica y explicable como los
espejos que nos rodean o las pantallas de televisión que manejamos.
Para que esto suceda no es necesario invocar ningún conocimiento ajeno a la física o a la
química. Es más, sólo llegaremos a comprenderla a través de la acumulación de hechos
empíricos y el establecimiento de teorías basadas en estos hechos» (p. )
Y en el plano profesional la pretensión de algunos neurólogos y psiquiatras de tener las
explicaciones correctas y en exclusividad los medios terapéuticos para los problemas
conductuales a través de procedimientos farmacológicos.
La juventud de la psicología se expresa en la existencia simultánea de numerosas teorías
competidoras para explicar los mismos hechos conductuales. Tal profusión de teorías amplias
y teorías «en miniatura» ofrece una panorámica no muy alentadora y genera para un
principiante cierta confusión, de allí que siempre será de alguna utilidad realizar algunos
esfuerzos ordenadores en psicología.
A continuación, nos vamos a referir a cada uno de los marcos teóricos en psicología cognitiva.
Algunos de ellos recibirán mayor atención que otras por ser, de alguna forma, orientaciones
prevalentes.
A. La orientación mediacional. Nace de las insuficiencias del modelo conductual, puesto
que éste resulta insatisfactorio cuando nos enfrentamos a conductas complejas como
pensamiento, lenguaje, creatividad, en las que intervienen los estados intraorganísmicos
(como se revela en las conductas de conservación, estudiadas por la psicología piagetana,
por ejemplo), sus experiencias anteriores (aprendizaje en línea con el llamado Efecto
García, por ejemplo) y sus motivaciones aprendidas.
160
REVISTA DE INVESTIGACIÓN EN PSICOLOGÍA - VOL. 8, N.º 1
Las teorías mediacionales proponen que entre las entradas y las salidas media un conjunto
de eventos internos, inobservables, encubiertos (coverantes u operantes encubiertas).
Las teorías mediacionales más representativas son las de Hull, Osgood y Bandura.
La hipótesis de la mediación ha sido propuesta por Osgood y sostiene que cualquier
patrón de estimulación que no sea el objeto es signo de éste si produce en el organismo
una reacción mediatoria que a) es alguna parte de la conducta total producida por el
objeto, y b) produce una auto-estimulación que mediatiza respuestas que no ocurrirían
sin la asociación previa entre el no-objeto y el objeto que es fuente de estimulación. La
hipótesis de la mediación se refiere a cualquier «patrón de estimulación que no es el
objeto»; ocurre que dicho patrón distinto del objeto puede ser (y en la mayoría de los
casos lo es) un item lingüístico, como una palabra, por ejemplo.
La hipótesis de la mediación tiene implicancias teóricas importantes dentro del contexto
metodológico. En primer lugar, la naturaleza del proceso de mediación. Osgood opina
que el significado como proceso mediatorio tiene el estatus teórico de construcciones
hipotéticas más que el de variables intercurrentes (como en el caso de la propuesta de
Tolman). El análisis del proceso mediatorio le lleva a afirmar que el significado es
respuesta en cuanto a decodificación de signos y estímulo en cuanto a encodificación. En
lo que respecta a la fuente de la representación mediatoria, indica que los significados
son aspectos de las conductas que han permitido una diferenciación de la propiedad de
la conducta en relación a las cosas significadas por los signos y por tanto han sido
reforzadas diferencialmente.
La orientación funcional culturalista. En la psicología rusa el concepto más recurrente
fue el de actividad y no el de conducta. Esto viene desde Vigotsky, fundador de una
verdadera línea cognitivista en psicología, quien tuvo a la actividad en el centro de sus
preocupaciones al estudiar su estructura como una entidad manipuladora de medios. En
la orientación funcional-culturalista se propugna lo siguiente:
• Realizar un análisis de proceso, no del objeto; de aquí que se considera que es la
psicología evolutiva y no la psicología experimental la que proporciona una mejor
aproximación al fenómeno psicológico. Todo proceso psicológico sufre cambios, en
este sentido los procesos complejos pueden desarrollarse en días, semanas o años y
bajo ciertas condiciones resulta factible trazar dicho desarrollo. Se aboga por una
aproximación evolutiva como esencial para la psicología experimental y el método
derivado de ese afronte podría denominarse experimental evolutivo, en el sentido que
crea o provoca artificialmente un proceso de desarrollo psicológico. En consecuencia,
si se sigue un análisis de proceso resulta que la tarea básica de investigación se
convierte en una reconstrucción de cada estadio en el desarrollo del proceso. Un
buen ejemplo de lo dicho es el estudio de la formación de conceptos realizados por
Vigotsky con los materiales del Hanfman & Kasanin.
• Enfasis en la explicación más que en la descripción. En la psicología asociacionista, el
análisis es esencialmente una descripción y no una explicación; la simple descripción
no revela las relaciones dinámico-causales reales que subyacen a los fenómenos.
• Preferencia por una psicología de las funciones superiores; dado que las particularidades
de la existencia social humana se reflejan en el proceso del conocimiento
161
ANÍBAL MEZA B.
entonces el interés debe estar puesto en el examen de la psicología del juego infantil,
la génesis de los conceptos científicos o la relación del pensamiento con el lenguaje.
Siendo Vigotsky una figura que se ha ido revalorando estos últimos años en la psicología
mundial, enumeraremos a grandes rasgos las contribuciones de este autor a la
psicología cognitiva: una postura constructivista, al concebir los procesos mentales
superiores, como el pensamiento y el lenguaje, en forma de mediadores para la
acción; una postura interaccionista, al asumir que el conocimiento resulta de la
interacción entre el sujeto que conoce y el objeto de conocimiento; una concepción
sobre el lenguaje y las relaciones de éste con el desarrollo cognitivo general, que
está alimentando un conjunto de investigaciones psicolinguísticas; una concepción
dinámica y evolucionista de las funciones y los procesos psicológicos; una preocupación
por asumir una perspectiva molar de la actividad, en contraposición a la perspectiva
molecular pavloviana; una preocupación por destacar el rol de las variables
socioculturales en el origen y el desarrollo de los procesos psicológicos.
La orientación del procesamiento de la información. El desarrollo de las ciencias de
la computación, de la comunicación, del análisis de sistemas, etc. determina en los
últimos años una nueva manera de contemplar y de estudiar los fenómenos del comportamiento,
acentuando los aspectos cognitivos, pero sin perder de vista que la función
cognitiva es también reguladora de la conducta. Al interior de esta orientación pueden
distinguirse dos líneas teóricas: la de los «flujos conductuales» de Miller (desarrollado
después por Restle, 1975) y la del almacenamiento de la información de Norman (1973),
Rumelhart (1983) y otros.
En el modelo de Miller todo comportamiento tiene una estructura jerárquica en función
de un plan que controla la ejecución. El PLAN es una jerarquía de instrucciones, un
programa de reglas que se realiza en una secuencia de Prueba-Actuación-Prueba-Salida.
Por su parte Norman ha abordado los fenómenos cognitivos tradicionales en uno de los
más fuertes modelos que orienta la investigación actual en psicología cognitiva. Su
núcleo es el almacenamiento de la información y en el modelo original existen tres
grandes etapas: recepción, almacenamiento y recuperación. El sello de carácter de esa
orientación es la analogía del ordenador, por la cual se asume al ser humano como un
agente activo de procesamiento de información de la misma forma que una computadora.
La hipótesis directriz en esta orientación es que los seres humanos son capaces de
«manipular» la realidad incluso en ausencia física de la situación estimular (es el caso
en la manipulación de recuerdos, imágenes, etc.). El procesamiento de la información
es una perspectiva de ver la actividad humana que tiene en cuenta tanto el contenido de
la información ambiental como la elaboración que hace el sujeto, así como la información
que éste devuelve al medio externo.
Orientación psicogenética. En esta orientación el interés está puesto en el estudio del
origen y desarrollo de las estructuras del conocimiento. De allí que hay una fuerte
relación con lo que se conoce como epistemología genética, una epistemología en la que
el conocimiento se concibe como un proceso en cuyo tránsito de nivel a nivel pasa de un
estado menos completo y menos eficaz a uno más completo y más eficaz. La psicología
genética es una disciplina que logra captar en el niño las formas de construcción de los
conocimientos y deducir luego hipótesis sobre las leyes de su desarrollo.
162
REVISTA DE INVESTIGACIÓN EN PSICOLOGÍA - VOL. 8, N.º 1
La psicología genética tiene tres características que la diferencian de otras teorías
evolutivas (Meza, 1979), ellas son:
• consideración de la dimensión biológica: Piaget asume las conductas cognoscitivas
como dependientes de un organismo dotado de estructuras que se manifiestan por su
poder de asimilación y de acomodación. En la formulación piagetana, las conductas
de adaptación cognoscitiva en el niño se constituyen mediante procesos de asimilación
a partir de estructuras pre-existentes biológicamente (reflejos) y al reproducirse
y generalizarse (por acción de la asimilación reproductora y generalizadora de
esquemas), esta actividad asimiladora lleva al niño por medio de la asimilación
diferenciadora a reconocimientos senso-motores, todo esto tiene que ver con la constitución
de esquemas y la asimilación recíproca de los mismos, así, por ejemplo, la
formación de los esquemas visual y motor y su integración en el esquema viso-motor.
• su punto de vista interaccionista: por el cual el conocimiento debe ser entendido
como una relación de interdependencia entre el sujeto cognoscente y el objeto de
conocimiento y no como la yuxtaposición de dos entidades disociables. El objeto
existe pero no puede ser conocido por el sujeto sino a través de aproximaciones
sucesivas en sus acciones con ese objeto.
• el punto de vista del constructivismo genético: la hipótesis fundamental del
constructivismo psicogenético es que ningún conocimiento humano está pre-formado
ni en las estructuras constituidas del sujeto ni en las de los objetos. El constructivismo
procura asegurar la continuidad entre las funciones de nivel inferior y superior, pero
sin reducir las unas a las otras. El constructivismo propone un principio explicativo
único, el cual en cada nivel de complejidad, explica las transformaciones genéticas
que conducen a las novedades características del escalón siguiente. La clave del
desarrollo está en el constante juego de equilibrio-desequilibrio-reequilibrio.
REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS
1. Ato, M. (1981). Prólogo a la edición española. En: U. Neisser. Procesos cognitivos y
Realidad. Madrid, Marova.
2. Best, J. (2002). Psicología cognoscitiva. México, Thomson.
3. Boden, M. (1994). La mente creativa. Mitos y mecanismos. Barcelona, Gedisa.
4. Bunge, M. (1982). Epistemología. La Habana. Ed. Ciencias Sociales.
5. Bunge, M. y Ardila, R. (1988). Filosofía de la psicología. Barcelona, Ariel.
6. Carpintero, H. (1985). Algunos antecedentes de la obra de Piaget. Un capítulo de
psicología cognitiva antes del cognitivismo. En : J. Mayor. Actividad humana y procesos
cognitivos. Madrid, Alhambra.
7. Carretero, M. (2000). Introducción a la psicología cognitiva. Buenos Aires, Aique.
8. Cole, M.; Engestrom, Y. y Vásquez, O. (2002). Mente, cultura y actividad. México,
Oxford U.P.
9. Davidoff, I.I. (1981). Introducción a la psicología. Bogotá, McGraw-Hill.
163
ANÍBAL MEZA B.
10. Díaz, J. L. (1994). La mente y el comportamiento animal. México, Fondo de Cultura
Económica.
11. Donalson. (1996). Una exploración de la mente. Madrid, Morata.
12. Estany, A. (1999). Vida, muerte y resurrección de la conciencia. Barcelona, Paidós.
13. Fernández-Guardiola, A. (1979). La conciencia, el problema mente-cuerpo. México,
Trillas.
14. García-Albea, J. (1993). Mente y conducta. Valladolid, Totta.
15. Gardner, H. (1987). La nueva ciencia de la mente. Barcelona, Paidós
16. Gomes-Penna, A. (1984). Introducao á psicología cognitiva. Sao Paulo, EPU.
17. González, R. (en prensa). Programa de investigación psicolingüística, técnicas y logros
en el desarrollo. Lima.
18. Hebb, D. (1975). Psicología. México, Interamericana.
19. Hirschfeld, L. A. y Gelman, S. (2002). Cartografía de la mente. La especificidad de
dominio en la cognición y la cultura. Barcelona, Gedisa (Vols I y II).
20. Legrenzi, P. (2000). Cómo funciona la mente. Madrid, Alianza.
21. Llinás, R. (2003). El cerebro y el mito del yo. Bogotá, Norma.
22. Marr, D. (1985). La visión. Madrid, Alianza.
23. Mayer, R.E. (1985). El futuro de la psicología cognitiva. Madrid, Alianza Editorial.
24. Mayor, J. (1985). Actividad humana y procesos cognitivos. Madrid, Alhambra.
25. Merani, A. (1979). Diccionario de Psicología. Barcelona, Grijalbo.
26. Meza, A. (1979). Psicología del aprendizaje cognoscitivo: Hallazgos empíricos en los
enfoques de Piaget y Gagné. Lima, NUCICC.
27. Meza, A. (2002). Introducción a la Psicología. Lima, Universidad Ricardo Palma.
28. Neisser, U. (1976). Psicología cognoscitiva. México, Trillas.
29. Norman, D. (1973). El procesamiento de la información en el hombre. Buenos Aires,
Paidós.
30. Orbis. (1966). Diccionario de psicología. Bilbao, Ediciones Orbis S.A.
31. Papalia, D. y Wendkos, S. (1990). Psicología. México, Mac Graw-Hill.
32. Pinker, S. (2000). Cómo funciona la mente. Barcelona, Ediciones Destino.
33. Restle, F. (1975). Learning: animal behavior and human cognition.
34. Rumelhart, D. (1983). Introducción al proceso de información. México, Limusa.
35. Ruiz, J. M. (1994). La memoria humana. Función y estructur. Madrid, Alianza.
36. Sahakian, W. (1980). Aprendizaje: sistemas, modelos y teorías. Madrid, Anaya.
37. Wolman, B. (1987). Diccionario de ciencias de la conducta. México, Trillas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada